• Prensa

Jornada de discernimiento “Aquí estoy, envíame”

El  5 de febrero, celebrábamos una jornada de discernimiento con las personas que durante estos meses han estado valorando, rezando y reflexionando sobre la llamada que la asociación y la Iglesia les estaba haciendo a ser responsables del sector de Jóvenes o de la presidencia de ACG a nivel nacional.

 

consiliarios ACG

 

En Acción Católica General, las personas propuestas para prestar un servicio en la Comisión Permanente realizan un discernimiento durante varios meses, para valorar su disponibilidad a prestar este servicio.

A punto de finalizar ese proceso de discernimiento, la jornada nos reúne para compartir los pasos dados, las sensaciones, las mociones, las llamadas... en definitiva, la vida y nuestra respuesta al Señor, que nunca deja de llamarnos. Es también una jornada de empuje y de oración, para que sea el Espíritu quien abra los corazones.

Sin duda, un proceso no sencillo para quien lo vive, pero sí muy enriquecedor cuando uno se abre a buscar la voluntad del Señor y lo vive acompañado. Para acompañar a todas estas personas, en nombre de toda la asociación, Mª Carmen y Goyo, presidenta diocesana de Teruel-Albarracín y presidente diocesano de Ourense, han participado en esta jornada y comparten hoy con nosotros su testimonio.

Agradecemos al Señor que siga llamando y sosteniendo este proyecto evangelizador de la Iglesia al servicio de los laicos, con personas dispuestas a entregar su vida por la misión.

consiliarios ACG

 

consiliarios ACG

El pasado sábado, cinco de febrero, tuve la oportunidad, junto a Goyo, presidente de la ACG de Ourense, de acompañar, presencialmente, el proceso de discernimiento para la Comisión Permanente, para asumir la responsabilidad del sector de jóvenes y de presidencia.

Fue, para mí, una experiencia de escucha sagrada, que me descubrió la generosidad y disponibilidad de todas las personas que hacían el proceso, hubo momentos de compartir el silencio y la oración, de vivenciar el “haced lo que Él os diga” de María, y tras ello compartieron con nosotros el camino recorrido, sus miedos y mociones, sus voces interiores y sobre todo su amor y pasión por Jesús, su Iglesia y el proyecto de la ACG.

Me removió por dentro todo lo que compartieron, no era tan importante el resultado del proceso, el sí o el no, lo importante era el proceso, el camino para llegar a ese SÍ o a ese NO. Tantas veces decimos NO a la primera, un NO o también un SÍ que proviene únicamente de la razón, sin haberlo pasado por el corazón….

Gracias a todas las personas que os pusisteis en camino, tanto si continuáis como si no continuáis en el proceso, elegir un camino es dejar otros, estoy segura que echareis la red, vuestros talentos, energías e ilusión donde Jesús os necesita en este momento.

Mª Carmen Julián, presidenta de la diócesis de Teruel-Albarracíns

consiliarios ACG

 

consiliarios ACG

Después de este día que pasé en el proceso de discernimiento para la Comisión Permanente, se me ha pedido mi experiencia personal de lo vivido.

Os tengo que decir, que la primera enseñanza que recibí y por eso doy el paso con mucho pudor, ha sido la decisión de compartir, de contrastar, de vivir con vosotros lo que ha sido una experiencia de comunidad y un regalo el estar presente en la exposición de las distintas reflexiones de los jóvenes.

Escenario: la capilla de la residencia, delante del altar formando un círculo para vernos las caras, significativa esta escena, todo ello después de la oración de la mañana. En el centro la pregunta “SEÑOR ¿Qué quieres de mí?” a la luz de la Palabra que habían profundizado y reflexionado anteriormente en sus procesos. Todo comienza por compartir, escuchar y apreciar sus sentimientos para orientar sus vidas, proponerse retos, darse y recibir consuelo. No fue una exposición de virtudes, sino todo lo contrario, fue para ellos un examen de generosidad y disponibilidad, salir de lo de siempre hacia un lugar mejor.

Nos reunimos en grupos, en comunidad, para hablar de Dios, para comentar como es nuestra relación con Él… Nos ayudamos a ver, pero el camino de encuentro es personal, nadie puede realizarlo por mí. Podemos compartir nuestras inquietudes, miedos, experiencias, pero todas ellas son diferentes en cada uno de nosotros. Todo ello lo disfruté y experimenté en este día con los jóvenes en sus exposiciones.

También salió a relucir la falta de acompañamiento y la dificultad para encontrar personas con quienes compartir la vida de fe cuándo cambian las circunstancias personales.

Tal y como les trasmití a ellos, el Jesús que yo vivo y sigo con mi vida es un creador de comunidad, su camino evangelizador no lo quiso realizar solo, se rodeó de sus apóstoles. Hoy cuenta con nosotros para colaborar con Él, con nuestra voz, disposición, nuestro trabajo… y todo será distinto, para hacer realidad el sueño de Dios.

¿No ardía nuestro corazón mientras conversaba con nosotros…?
El amor es creativo hasta el infinito. ¡Señor quédate conmigo!

Goyo Iglesias, presidente de la diócesis de Ourense

consiliarios ACG

 

consiliarios ACG

 

Imprimir Correo electrónico