Encuentro Interzona - Jovenes ACG

“TIEMPO AL TIEMPO”

 

 

“Luego tenemos a Jesús al que casi nunca le dedicamos el tiempo que deberíamos o que necesitamos. La realidad nos absorbe, la tecnología nos despista y, casi sin darnos cuenta, se nos olvida todo lo que creemos importante.”

Soy Nerea, y pertenezco a uno de los grupos de jóvenes de EKO-ACG de jóvenes, en Bilbao.

El fin de semana del 29 de febrero y 1 de marzo, distintas diócesis de la zona norte nos hemos juntado, en Alsasua, para disfrutar unos días y reflexionar sobre la gestión de nuestro tiempo libre, “parar un rato” a pensar sobre aquello a lo que más tiempo le dedicamos, y valorar el ritmo en el que vivimos hoy en día. Empecé por darme cuenta de que, igual, no tenía claro lo que era el tiempo libre, también que este tiempo que yo consideraba libre no tenía “ni pies ni cabeza”.

Disfrutar el 100% de ese tiempo implica saber a qué lo queremos dedicar, ordenando nuestras prioridades y planteándonos qué importancia queremos que tenga Jesús en todo esto. Esto es más fácil verlo en el papel: haces un reloj, piensas en lo importante y lo escribes.

Porque en esa burbuja que es una convivencia, el planteamiento que se nos hizo, en el que le dedicas mínimo una hora a cada aspecto de tu vida parece viable. Luego tenemos a Jesús al que casi nunca le dedicamos el tiempo que deberíamos o que necesitamos. La realidad nos absorbe, la tecnología nos despista y, casi sin darnos cuenta, se nos olvida todo lo que creemos importante.
Y de nuevo, dedicarle más tiempo también resulta sencillo de plantear: tenemos aplicaciones con oraciones diarias, o podemos hacer un hueco a la noche o al terminar de estudiar y, en papel, ya tendríamos cuadrado el tiempo exacto que nos hacía falta. Lo que queda ahora es ponerlo en práctica, moldear esa preparación al tiempo real del que disponemos en esas 24 horas que pasan casi sin que nos demos cuenta.

Pero todos sabemos que para lo que realmente queremos hacer siempre encontramos la motivación, después de haber compartido con gente tan bonita estos días, esta nos llegará sola.
Acabo el fin de semana y creo que todos los presentes nos fuimos a casa con una sonrisa y con la sensación de haber estado rodeada de un ambiente inmejorable, llevando dos días riendo, y con el deseo y con muchas ganas de volver a encontrarnos.

Nerea Sobrino, Bilbao.
Joven del Sector de jóvenes de Bilbao Eko-ACG