Barcelona - Tortosa. Encuentro Interdiocesano de Jóvenes

II Encuentro de Jóvenes Barcelona - Tortosa

Los días 8, 9 y 10 de febrero tuvo lugar el II Encuentro de jóvenes de Barcelona y Tortosa.

 

 
 

Con el buen gusto que nos dejó el primer encuentro que celebramos en los Puertos de Beceite, ¿cómo no repetir? Rodeados por las montañas de Montserrat, centramos nuestro encuentro en las desigualdades de género a partir los materiales elaborados por nuestros compañeros de las diócesis de Zaragoza, Bilbao y Vitoria, bajo el lema “Feminóptica, renueva tu mirada”.

Intentamos construir una mirada más crítica y consciente en nuestras vidas, en la sociedad y en la Iglesia.

El viernes, una vez instalados y cenados, hicimos un pequeño juego para conocernos mejor y una oración que ya nos sumergió en la temática, también rezamos por las diez mujeres asesinadas por sus parejas en este 2019 y pensamos qué “piedras” tenemos que dejar de lanzar a los demás.

Al día siguiente, después de desayunar y de una oración donde reflexionamos sobre cómo renovar nuestras miradas, iniciamos el VER del encuentro.
Nos dividimos en 3 grupos para realizar 3 talleres: La mujer en la Iglesia, a partir de un artículo de Lucetta Scaraffia, la violencia visible hacia las mujeres, a partir de una recopilación de noticias sobre la violencia de género en el 2019, y la distribución de las tareas en la sociedad, a partir de una dinámica en la que relacionábamos quién hacía las tareas más sostenibles, quién las más productivas económicamente y quién las más necesarias para la vida.

Después de comer, nos adentramos en el JUZGAR de la mano de la hermana Olga Nicolau, priora del monasterio de Sant Benet de Montserrat y doctora en Biblia.

Leímos y analizamos el texto de la “mujer adúltera”. Jesús no la condena, la llama a no pecar más.

También vimos que en la parte del Génesis, mujer y hombre son imprescindibles y libres y debatimos sobre el criterio de fiabilidad que representa que las mujeres fueran las primeras en ser testimonio de la resurrección. Después de estas reflexiones, nos unimos a las vísperas de la comunidad de monjes del monasterio para concluir con la cena y disfrutar de una velada distendida.

El domingo nos tocó el ACTUAR, en el que cada uno de nosotros tuvo un tiempo para decidir qué compromisos queríamos adoptar en los ámbitos donde estamos presentes: trabajo, familia, estudios, etc.

También vimos la importancia de seguir formándonos y participando en campañas o charlas que realizan otras entidades. Para “abrir un poco” el hambre, hicimos un paseo hasta la Creu de Sant Miquel y, antes de despedirnos, comimos juntos.

Fue un fin de semana que dio muchos frutos, entre ellos, la comunión entre diócesis hermanas de Acción Católica General, para continuar trabajando los valores y necesidades de nuestra sociedad. Seguimos caminando juntos, sembrando semillas y ya calentando para la próxima actividad donde nos reencontraremos con otras diócesis del ámbito estatal: el encuentro de laicos en Ávila del 1 al 4 de agosto.

Àngels Carrió
Responsable de jóvenes de la diócesis de Barcelona