ACG Vitoria (Infancia) cumple su compromiso diocesano

Compromiso diocesano de ACG Vitoria - Infancia

Eucaristía, juegos inclusivos, teatro y chocolate de comercio justo en el compromiso diocesano de Vitoria.

 

 

 

A raíz del compromiso que adquirimos en el campamento de verano, donde tratamos el tema de la diversidad y la discapacidad, nos hemos juntado en la parroquia de San Pedro de Vitoria unos 50 niños y niñas del Sector de Infancia con sus familias para celebrar la Eucaristía.
Luego nos hemos ido a la plaza Juan de Ayala a hacer los juegos inclusivos que realizamos en el campamento, pero ahora también con los padres. Los más jóvenes han representado un teatro que utilizamos para el juzgar en el campamento. 
Para finalizar hemos leído un manifiesto y nos hemos tomado un chocolate de comercio justo.
De esta manera concretamos el compromiso diocesano del campamento: "Dar a conocer lo que hemos trabajado en un sitio público y con nuestros padres y madres."

 

 

Manifiesto sobre la diversidad y la discapacidad

Los niños y niñas de la ACG de la Diócesis de Vitoria el pasado verano estuvimos reflexionando en el Campamento sobre el tema “Discapacidad y Diversidad”. Hoy estamos celebrando este acto como compromiso de dar a conocer nuestra reflexión y hacer juegos para ponernos en el lugar de otras personas.

Algunas ideas de lo que dijimos en el campamento para que reflexiones:

  • Hay que tratar a las personas con discapacidad como personas, no diferente a otros. No hay que tratarles con buenismo, ni como pobrecitos.
  • Todos somos iguales, aunque muchas veces les vemos diferentes. Tenemos que mirar lo bueno y no cómo son por el aspecto. - No pasar de las situaciones y defender lo que está mal. No tener vergüenza para defender a los demás. Si alguien va a fastidiar cortarle el rollo.
  • Hablar con otros para que cambien su actitud.
  • Jesús ayuda a todas las personas; a él le da igual cómo es la persona, es sincero y ayuda. Mirar como mira Jesús.
  • Escuchar para ayudar y poder hacer que la otra persona se sienta mejor.
  • Hemos aprendido a valorar a un discapacitado y cómo valorar sus capacidades, también a cómo interactuar con personas con enfermedades, discapacidades, problemas cerebrales, etc.
  • Hasta que no hablamos con las personas con discapacidad no nos damos cuenta de sus capacidades. No hay que tener miedo, que la gente no se aparte.
  • A veces, una sola persona que se lo plantee puede marcar la diferencia.
  • Hay que decir lo que pensamos.


Vitoria-Gasteiz, 2 de diciembre de 2018