Encuentro Mundial de las familia. Dublín 2018

Experiencia de una familia de ACG en el Encuentro Mundial de las familia.

Somos una familia de Toledo, militantes de ACG, que hemos participado en el Encuentro Mundial de las familias, en Dublín...

 

 
 
 

 

Hemos participado en el Encuentro Mundial de las familias con el Papa Francisco, en Dublín, junto a otras familias, sacerdotes y nuestro Arzobispo Don Braulio.

Los días previos al Congreso Pastoral y del Encuentro con el Papa, fueron unos días de convivencia con las otras familias, donde tuvimos la ocasión de visitar lugares emblemáticos de Irlanda, como el Santuario de de Knock, los acantilados, la ciudad de Cork, etc.

Los días del encuentro, ya en Dublín, fuimos acogidos por familias de la parroquia “Nuestra Señora del Perpetuo Socorro” en el barrio de Foxrock. Esta parroquia nos ofreció, un concierto y una merienda-festival, donde participamos todas las familias españolas e irlandesas.

Ha sido una experiencia maravillosa, las familias súper acogedoras, pendientes de todo, para que nos sintiéramos como en nuestra casa. Nos sentimos tremendamente afortunados, como el resto de familias, a las que agradecemos su calurosa acogida y generosidad. No faltaron anécdotas, algunas simpáticas y otras no tanto, alguna pequeña angustia por no entender el idioma del todo y por tener que movernos en una ciudad totalmente desconocida, pero podemos decir que de todo, hemos sacamos cosas positivas.

Durante el Congreso, nuestra Diócesis, fue protagonista en varias ponencias y experiencias de algunos proyectos de evangelización y testimonios que se desarrollan aquí en Toledo. Fueron muy bien acogidas por personas de otros países. Eso nos alegra, pues nos damos cuenta de los afortunados que somos en nuestra Diócesis.

En el Congreso, todos los días se expusieron gran cantidad de ponencias, testimonios, con temas relacionados con las familias así como la exposición del Santísimo y la celebración de la Santa Misa, donde también fuimos testigos de preciosos testimonios.

De forma paralela, los niños y jóvenes, tenían sus actividades, conciertos, talleres, grupos de oración, etc, donde también recibían sus catequesis.

También tuvimos la oportunidad de visitar la ciudad de Dublín. Cada familia llevaba su ritmo y participaba en lo que más le gustara o pudiera, teníamos libertad para ello.Ese es uno de los aspectos, que valoro de forma más positiva, pues al ser tantas familias, muchas de ellas con niños pequeños… era muy complicado el que pudiésemos llevar el mismo ritmo.

Pero lo más interesante fueron los actos del fin de semana, una Eucaristía con todas las familias que habían venido de España, concelebrada con varios Obispos. Fue un momento muy emotivo para todos y no todo quedó ahí, después de la misma, pudimos ver al Papa por primera vez por las calles de Dublín.

Espectacular fue el festival de las Familias del sábado, donde pudimos participar de muchas actuaciones, testimonios preciosos, canciones, etc y la llegada del Papa con la calurosa acogida de todo el estadio, fueron momentos que no vamos a olvidar. El Papa iba saludando por los pasillos a todos, con su gran sonrisa, fue uno de los momentos más emocionantes. Y por último, la multitudinaria misa del domingo, donde a pesar de las adversas condiciones climatológicas, se vivió una jornada llena de emoción y comunión fraterna con todas las familias allí reunidas, que no quisimos perdernos la oportunidad de ver a nuestro Pontífice.

Para mi familia, fue una experiencia muy enriquecedora, a pesar de que uno de nuestros hijos no pudo acompañarnos por motivos de estudios, pudimos ver la maravilla de compartir la fe, una experiencia de comunidad, de entrega, de generosidad, el ver a tantas personas voluntarias y tantas familias de tantos países, para recibir el mensaje del Papa, en estos momentos tan complicados para las familias del mundo. Dios ha sido quien ha movido todo para que estuviésemos allí. Nos quedamos con estas palabras del Papa Francisco “nunca se acuesten sin haber hecho las paces” y sus tres palabras para que cada uno, las tengamos siempre presentes en nuestra vida familiar: PERDON, POR FAVOR Y GRACIAS. El que hayamos podido ver al Papa tan cerca, el escuchar sus palabras mis hijos y nosotros, ha sido un gran regalo, que lo llevaremos siempre con nosotros.

Nos consideramos muy afortunados de haber podido vivir estos días tan entrañables en familia y, animamos a todas las familias para participar en el próximo encuentro, que se celebrará en Roma en 2021, que estamos seguros será otro gran regalo del Señor para todas las familias.

No queremos terminar este testimonio, sin agradecer al Delegado de Familia y vida de nuestra Diócesis, Don Miguel Garrigós, a Miguel Ángel y María José, como matrimonio coordinador del Encuentro y al resto de personas que han colaborado con su tiempo, y entrega en la organización de este maravilloso encuentro, que tantos frutos está dando. Gracias por vuestra generosidad.

Familia Peces Alguacil.
Parroquia San Juan de la Cruz. Acción Católica General de Toledo