Presentación de ACG a la diócesis de Jaén

Presentación de Acción Católica General a la diócesis de Jaén. 

El 20 y 21 de enero de 2018, Acción Católica General contó con la presencia de los miembros de la Comisión Permanente en Úbeda y Jaén. 
.

 
 
 

 

En la ciudad ubetense, el acto se desarrolló en la Casa de la Iglesia, situada próxima a la Ermita de Nuestra Señora del Pilar, también conocida como la Ermita del Paje. El Obispo diocesano, Don Amadeo Rodríguez Magro, apadrinó esta presentación, contando también con la asistencia del Vicario General, el Vicario de Evangelización y la Delegada de Apostolado Seglar, entre otros. Destacó la presencia de numerosos párrocos así como de catequistas.

El Prelado del Santo Reino inauguró la presentación, que se llevó a cabo el pasado viernes, comenzando con el rezo del Padrenuestro, Avemaría y Gloria. Posteriormente, afirmó que el movimiento tiene una implantación profundamente eclesial porque “la Acción Católica está implantada en una Diócesis y, por tanto, también en nuestras comunidades cristianas, en nuestras Parroquias”. También añadió que “¿por qué no volver a la posibilidad de que en las Parroquias y comunidades se instaure una Acción Católica renovada?”. Antes de que tomaran la palabra los voluntarios del movimiento, el Obispo quiso recordar que, quienes allí conversarían sobre Acción Católica “son voluntarios, jóvenes, laicos cristianos, algunos han pedido excedencia en sus trabajos, estudios o Parroquias, y se han dedicado a promover en España, con una encomienda especial de la jerarquía de la Iglesia, la Acción Católica General, en cada una de las secciones, jóvenes, adultos, adolescencia y niños”. “Espero que de aquí nazca algo nuevo”, puntualizó. “Algo bueno está brotando en este laicado que tiene que asumir su puesto, su responsabilidad, su autonomía en la vida de la Iglesia, en Comunión”, fueron sus palabras antes de que comenzasen a hablar D. Antonio Muñoz Varo, presidente, y D. Manuel Verdú Moreno, consiliario.

Acción Católica General es un lugar donde un seglar comprometido, con espíritu evangélico, puede desarrollar su vida de fe mediante la oración, la formación y el compromiso con la Iglesia y con el mundo que le rodea. Entre otras cuestiones, dejaron claro que “Acción Católica General no va por libre. Acción católica es de la Iglesia. La hoja de ruta la marca, a nivel nacional, la Conferencia Episcopal y a nivel diocesano nuestro Obispo”, y que esperan que “nos ayudemos a trabajar juntos para formarnos firmes en la fe y darnos a evangelizar, pero caminando juntos”. Además, pretenden “generar comunión para la evangelización, generar procesos”, porque “una de las riquezas que aglutina a niños, jóvenes y adultos, ya que hay que dar continuidad y actualizar nuestra vivencia de fe”. Afirmaron también que “la continuidad necesita ser acompañada, con los párrocos, catequistas, personas adultas que quieran colaborar para caminar todos en sintonía. Además, también damos cabida a la pastoral familiar”. Seguidamente fue el turno de Dª M. José Miguel, responsable del sector de adultos, Dª Inmaculada López, responsable del sector infancia, y D. Francisco Javier Ramírez, responsable del sector de jóvenes.

Al final, el Obispo quiso dejar clara su postura, concluyendo que “tendrá que crecer poco a poco. Todo encaminado a la Diócesis, en sus procesos”. Los miembros de Acción Católica “están trabajando para perfeccionarlo, cada día más. Esto es un movimiento, no son solo grupos, es una institución, un movimiento de Iglesia que tiene que ir dando sus frutos”.

En cuanto a la presentación en Jaén, fue el Seminario el espacio que acogió este encuentro. El salón de actos tenía el aforo completo tanto de párrocos y files, no sólo de Jaén capital sino de muchas localidades y Arciprestazgos de la Diócesis.

Don Amadeo volvió a estar presente, dejando constancia de que “Acción Católica tuvo una presencia muy importante hace años, también en la sociedad, pero todo evoluciona”. “En la Iglesia apostólica implantada en una Diócesis, en las parroquias, en los pueblos, en las ciudades, tuvo mucho protagonismo. Luego, pasaron una serie de circunstancias, eclesiales, políticas y sociales y Acción Católica fue decayendo en la presencia de la vida de las Parroquias. Afortunadamente se mantuvo con más o menos presencia, especialmente en Acción Católica Especializada”. Continuó aseverando que “en Andalucía tiene mucha presencia Acción Católica. Nosotros tenemos que hacer una apuesta por este movimiento que pertenece a la estructura básica de la Iglesia, implantado a partir de la propia implantación de la Diócesis, estando al servicio de la Iglesia y de los planes pastorales” y que “están al servicio de la misión concreta de la Iglesia, encauzada a través de los planes pastorales de la Diócesis y de las Parroquias”. Ellos “son voluntarios que, en un momento determinado de su vida, la Iglesia les pide una misión y están dedicados en cuerpo y alma no solamente a promover la Acción Católica por toda España sino también a darle forma, fondo y estructura a una Acción Católica que está pensándose para estos retos, esta sociedad, estas circunstancias y estos problemas para ofrecer a la Iglesia unos hombres y mujeres, militantes, que hagan posible el gran objetivo que la Iglesia tiene en este momento, que es ser Iglesia en salida”.

  1. Antonio Muñoz Varo, presidente de ACG, tomó a continuación la palabra para explicar a los asistentes en qué consiste Acción Católica General y cómo se puede colaborar con un movimiento que busca que en las Parroquias haya un laicado donde se pueda cultivar la fe y desarrollar los planes pastorales diocesanos. Obviamente, una coordinación y una estrecha vinculación son necesarias, como se remarcó varias veces durante el encuentro, ya que “no se puede ir por libre”. “Es muy importante caminar unidos para superar las diferencias”, fue una de las frases que más repitió D. Antonio. Uno de los pilares básicos para que este movimiento dé sus frutos y pueda continuar implantándose en la vida de las parroquias, conformadas por miembros que quieren seguir dando testimonio de fe. En sí misma, Acción Católica no tiene sentido, dado que se entiende dentro de un núcleo que la contiene, como es el de la Parroquia, unida además con el resto de Parroquias que están dentro de la Diócesis, donde el Obispo es el Pastor que marca las pautas. “Hacen falta laicos que en nuestras Parroquias marquen ese itinerario para que, entre todos, podamos ponernos al servicio de la Iglesia y de la sociedad”. En este sentido explicó, “No se trata de hacer cosas nuevas, sino de hacer nuevas todas las cosas que hacemos”, basando esa acción en seis pilares fundamentales: Orar, celebrar, compartir, conocer, vivir y anunciar.

Al igual que en Úbeda, se repartieron materiales cuyos contenidos teóricos sirvieron para conocer mejor cuál es el camino que sigue Acción Católica en sus diversos espacios, como el dedicado a los niños, los jóvenes y los adultos. Muñoz Varo aseveró que “los cursillos que nosotros ponemos en marcha no sirven para nada si el que asiste no está dispuesto a darle una continuidad”, y en referencia a ellos, añadió que “estos cursillos tienen que provocar las ganas de cómo llevar los grupos, a través de los cuales se genera esa interacción interparroquial”. Después, puso como ejemplo la Diócesis de Málaga y de Córdoba, donde, a pesar de encontrarse en un proceso incipiente, “pueden verse los frutos que está dando la colaboración entre las Parroquias”. Finalmente, se animó a los asistentes a que se descargaran los materiales, disponibles en la página web, para que pudieran conocer más sobre la visión que tiene Acción Católica General.

Ahora es el tiempo de los laicos. De los fieles que quieran comprometerse, a través de sus parroquias, junto con sus párrocos y en consonancia con el Obispo y la Diócesis a este “itinerario para toda la vida para andar el camino de la fe”.