Asamblea diocesana - ACG Burgos

ACG Burgos celebra su asamblea diocesana. 

Celebrada el 25 de noviembre bajo el lema:  “Salir, caminar y sembrar siempre de nuevo”.

 
 
 

 

El pasado 25 de noviembre celebramos nuestra asamblea diocesana asumiendo el mismo lema que el de la III Asamblea Nacional que tuvo lugar este verano en Santiago de Compostela: “Salir, caminar y sembrar siempre de nuevo”.

El día lo comenzamos con una oración y con el gesto de sembrar las semillas que recibimos los militantes que estuvimos en Santiago de Compostela. Desde allí salieron muchas semillas a cada una de las diócesis de España con la ilusión de ser sembradas en los ambientes en los que nos movemos: la parroquia, diócesis, el trabajo, los amigos, la familia….

Después de la oración nos metimos de lleno en la jornada de trabajo, transmitiendo, a los que no pudieron estar, lo que fue la III Asamblea Nacional. Fue una asamblea un poco diferente a las anteriores ya que se invitó a participar en ella a todos los laicos de parroquias que quisieran acompañarnos y, muchos de ellos se sumaron a esta experiencia. Compartimos momentos de reflexión, oración y también asamblearios en los que trabajamos, debatimos y votamos los objetivos para este cuatrienio.

El siguiente punto fuerte a tratar fue la propuesta de objetivos y medios para el curso que viene, teniendo como referencia los objetivos del cuatrienio y las líneas y prioridades del plan pastoral diocesano. En este sentido, destacamos 3 aspectos en los que nos centraremos este año: el primero es el taller de formación de acompañantes, dirigido a catequistas-acompañantes y sacerdotes en el que se profundizará y acompañará en las claves de la metodología de la ACG. El segundo aspecto es la corresponsabilidad y la comunión cristiana de bienes y el tercer y último, pero no menos importante, es cuidar la revisión de vida como fuente de nuestra espiritualidad.

Antes de continuar con lo programado para la tarde nos tomamos un respiro para recuperar fuerzas compartiendo una rica comida de hermandad.

Y.... ya para terminar… dialogamos sobre la dimensión social de nuestra vocación. Para ello, invitamos a personas del ámbito de la familia y el socio-económico a compartir con nosotros su experiencia de compromiso en estos dos ámbitos.

En resumen, fue una jornada bonita, de trabajo, reflexión y convivencia en la que también despedimos a Jesús Andrés Vicente agradeciéndole su labor durante estos 5 años y dimos la bienvenida a Eduardo Cámara como nuevo consiliario diocesano