Diócesis de Segorbe-Castellón. Jornada de oración Cuaresmal sobre la oración del Padre Nuestro

Segorbe-Castellón. Jornada de oración Cuaresmal

El pasado 1 de abril se celebró en las Monjas Agustinas de Montornés (Benicasim), una jornada diocesana de oración cuaresmal de la ACG de Segorbe-Castellón.

 
 
 


El pasado 1 de abril se celebró en las Monjas Agustinas de Montornés (Benicasim), una jornada diocesana de oración cuaresmal de la Acción Católica General de la diócesis de Segorbe-Castellón sobre la oración del Padre Nuestro.

La jornada, que contó con la participación de 46 fieles laicos, fue animado en la fe por Mosén Àlvar Miralles, ex consiliario general de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) y vicario de la parroquia Ntra. Sra. de los Desamparados de Burriana y contó con la asistencia de Manolo Agost, consiliario diocesano de Acción Católica General.

Àlvar, con su amenidad habitual, desgranó frase por frase la oración que nos enseñó Jesús, destacando los conceptos de justicia y derecho, ya descritos en el Antiguo Testamento: “Así dice el Señor, practicad la justicia y el derecho y libertad de la mano del opresor a todo el que haya sido asaltado. Y no hagáis nada malo o violento al emigrante, al huérfano y a la viuda, ni derraméis sangre inocente en este lugar" (Jr. 22.,3)

Destacó que, en la Carta de San Pablo a los Romanos leemos: “El Espíritu de Dios, ora en nosotros y por nosotros; su grito es “Abba, el Padre”, y la consecuencia es que no sólo somos esclavos liberados por Dios o incluso hijos amados por él, sino “herederos de Dios y coherederos con Cristo”

Explicó que quería decir Jesús cuando empleaba la metáfora “Padre” para referirse a Dios, según el modelo doméstico del buen cabeza de familia, considerándolo el cabeza de familia de la casa del mundo. Casa en la cual todos deben tener lo suficiente y se cuidará y atenderá especialmente a los más vulnerables –los más pequeños o los más débiles, las personas con discapacidad física o intelectual, los enfermos, los pobres y necesitados, las viudas y los huérfanos, los emigrantes …

Tras la comida, nuestro consiliario nos invitó a una oración con acompañamiento de música de fondo, y, a continuación, prosiguió Àlvar explicando el Padre Nuestro.

La jornada concluyó con la celebración de la Eucaristía, en la que se rezó la oración por la Asamblea General de ACG, dando los asistentes gracias a Dios por la jornada y con ganas de más.