Preparando el Domingo (Niños)

“¿QUÉ TENEMOS QUE HACER?”

16 de diciembre 2018  (III Domingo de Adviento)

DESCARGAR

ninos

“La gente le preguntaba: «Pues ¿qué debemos hacer?» Y él les respondía: «El que tenga dos túnicas, que las reparta con el que no tiene; el que tenga para comer, que haga lo mismo.» Vinieron también publicanos a bautizarse, y le dijeron: «Maestro, ¿qué debemos hacer?» El les dijo: «No exijáis más de lo que os está fi jado. » Preguntáronle también unos soldados: «Y nosotros ¿qué debemos hacer?» El les dijo: «No hagáis extorsión a nadie, no hagáis denuncias falsas, y contentaos con vuestra soldada.» Como el pueblo estaba a la espera, andaban todos pensando en sus corazones acerca de Juan, si no sería él el Cristo; respondió Juan a todos, diciendo: «Yo os bautizo con agua; pero viene el que es más fuerte que yo, y no soy digno de desatarle la correa de sus sandalias. El os bautizará en Espíritu Santo y fuego. En su mano tiene el bieldo para limpiar su era y recoger el trigo en su granero; pero la paja la quemará con fuego que no se apaga.» Y, con otras muchas exhortaciones, anunciaba al pueblo la Buena Nueva.”

Lucas 3, 10-18

 
 
 

ORACIÓN

Quiero saber seguir tus pistas de vida,
pero me pego a mis túnicas,
incluso creo que no puedo vivir sin ellas.
Y busco la seguridad de mis libros,
almaceno comida,
colecciono músicas,
y tengo mil caprichos…
que sólo Tú conoces.
Quiero estar desprendido, ser libre,
no apegarme a las cosas,
que no se hagan mis dueñas…
Pero para eso necesito estar más lleno de Ti
más cerca de tus hijos necesitados,
más atento a tu mensaje,
más convencido de que Tú
eres lo único que llena,
el que calma las ansiedades y deseos.

 

PARA MEDITAR

La gente seguía a San Juan Bautista, y él les iba preparando para la llegada de Jesús, diciéndoles que repartieran sus cosas con los demás y que fueran justos con todas las personas.
Pero a San Juan Bautista nunca se le subió todo esto a la cabeza. No se creyó mejor que nadie, ni llegó a pensar que las personas le seguían a él y no a Jesús. Por eso dice que él no es digno de desatarle la correa de las sandalias, para que la gente pudiese entender que él no es nada más que alguien enviado por Dios para anunciar la Buenas Nueva. Nosotros también tenemos que ser sencillos y humildes anunciando a Dios a los demás.

PARA HACER VIDA EL EVANGELIO

  • Escribe el nombre de alguna persona que conozcas y que se parezca a San Juan Bautista, es decir, que anuncia la Buena Noticia de Jesús.

  • ¿Por qué has elegido a esta persona? ¿Por qué debemos los cristianos anunciar la Buena Noticia a los demás?

  • Escribe un compromiso para que en la próxima semana le puedas anunciar a otra persona la Buena Noticia que es Jesús.