Preparando el Domingo (Niños)

“REUNIRÁ A SUS ELEGIDOS DE LOS CUATRO VIENTOS”

18 de noviembre 2018  (XXXIII Domingo del Tiempo Ordinario)

DESCARGAR

ninos

«En aquellos días, después de esta angustia, el sol se oscurecerá, la luna no alumbrará, las estrellas caerán del cielo y las columnas de los cielos se tambalearán.
Entonces se verá venir el hijo del hombre entre nubes con gran poder y majestad. Mandará a sus ángeles a reunir a sus elegidos de los cuatro vientos, desde uno a otro extremo del cielo y de la tierra».
«Aprended del ejemplo de la higuera. Cuando sus ramas se ponen tiernas y echan hojas, conocéis que el verano se acerca. Así también vosotros, cuando veáis todo esto, sabed que él ya está cerca, a las puertas. Os aseguro que no pasará esta generación antes de que suceda todo esto. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. Respecto de aquel día y aquella hora, nadie los conoce, ni los ángeles del cielo, ni el hijo, sino sólo el Padre.
Marcos 13, 24-32

 
 
 

ORACIÓN

Déjanos encontrarte, vivir con tu esperanza,
disfrutar tu presencia y sentir tu alegría.
Tú estás cerca, muy cerca, y nos cuesta verte,
porque andamos distraídos y despistados.
La vida junto a Ti es diferente,
porque fortaleces nuestra creatividad,
dinamizas nuestra capacidad contemplativa
he impulsas nuestros corazones al Amor.
Contigo salimos del caos universal
y nos llevas a las verdes praderas
del encuentro,
nos conviertes en personas productivas,
en higueras llenas del fruto de la fraternidad.
Contigo ya no hay temores,
contigo sólo hay Vida,
contigo la esperanza nos envuelve,
contigo es posible inventar otro mundo,
donde todos los seres nos demos las manos
he impulsemos la historia hacia la libertad.

 

PARA MEDITAR

Jesús nos dice que llegará un momento en el que nos reuniremos todos. Los cristianos somos de estar unidos, no de estar cada uno en nuestras cosas y por nuestra cuenta. La comunión de la Iglesia debe vivirse y verse en que los cristianos estamos unidos; si no es así, es que no estamos siendo buenos cristianos y así, es difícil que podamos despertar interés por la fe de las personas que no son creyentes.

También nos dice Jesús que cielo y tierra pasarán, pero que la palabra de Dios no pasará. La palabra de Dios permanece en el tiempo, no tiene fecha de caducidad. La palabra de Dios es verdad. Pero no una verdad que dura un minuto, una hora o un siglo. La palabra de Dios es Verdad, por eso su palabra nunca pasa.

PARA HACER VIDA EL EVANGELIO

  • ¿Cómo está presente en tu vida la Palabra de Dios a lo largo de la semana? Cuéntanos a lo largo de una semana cuando lees o escuchas algún texto de la Biblia.

  • ¿Podemos vivir los cristianos sin la Palabra de Dios? ¿Cómo debemos tener los cristianos la Palabra de Dios en nuestra vida?

  • Escribe un compromiso que te ayude rezar con la Palabra de Dios cada día..