Entrevistas III Asamblea ACG: D. Raúl Tinajero Ramírez

Raúl Tinajero Ramírez
Director del Departamento de Pastoral de Juventud. CEE




 

 

1.- Por favor preséntese, ¿quién es?, ¿de dónde viene?
Soy Raúl Tinajero, sacerdote de la Diócesis de Toledo, Director del Departamento de Pastoral de juventud de la Conferencia Episcopal Española.

2.-¿Pertenece a Acción Católica o forma parte de alguna asociación eclesial?
Durante algunos años promoví y acompañé grupos de Acción Católica en algunas de las parroquias donde estuve como sacerdote.

3.- ¿Ha tenido la oportunidad de profundizar en el material ‘Laicos de parroquia caminando juntos’? ¿Qué le ha parecido?
No he podido profundizar todo lo que hubiera querido, porque creo que es un material oportuno para trabajar con grupos parroquiales, pero si es cierto que me parece un acierto el planteamiento que está en la línea que nos propone la Iglesia en estos momentos a través del Papa, en la Evangelii gaudium, una iglesia en salida, situando realmente y valorando la importancia y la necesidad de la parroquia.

4.- Nos hemos propuesto caminar con los laicos de parroquia para generar una cultura vocacional que nos lleve a ser discípulos misioneros, ¿dónde cree que deberíamos poner mayor fuerza y hacia dónde considera que podríamos avanzar?
Creo que todo camino, toda propuesta pastoral, debe llevarnos en primer lugar a encuentro personal con Cristo, y desde ahí a la necesidad de crecer en nuestra vida de fe, viviéndola en una comunidad, que ora, y que se forma juntos y que se compromete, desde la corresponsabilidad, a estar en salida y anunciando el Evangelio con la vida.

Por ello veo imprescindible promover una formación continuada, permanente e integral. Una propuesta que abarque a todos las dimensiones y las distintas etapas de la persona.

5.- Nos planteamos dos retos fundamentales para nuestro encuentro con la sociedad de hoy: El diálogo con la increencia y el desarrollo de una ética común, ¿cuál piensa que es el papel de las parroquias en estos dos retos?
Creo que el papel de la parroquia es esencial en estos retos.

La parroquia es la comunidad de comunidades y debe promover en todo momento, como Iglesia local la acogida, la escucha, el compartir, orar y evangelizar, y por supuesto desde el diálogo como fundamento para alcanzar una verdadera conversión.  

6.- ¿Cómo cree que podemos conseguir una implicación coherente de los cristianos en el mundo del trabajo, la familia, la política, la cultura?
Primero haciendo mucho hincapié en la necesidad de una fe profunda, que parta del encuentro personal con el Señor.

Todo ello acompañada de una formación integral y permanente.

Por supuesto con un comunidad donde vivir y compartir.

Y con la convicción de que nuestra vida va unida plenamente a la de Cristo en la Iglesia, que por lo tanto somos Iglesia, y ello nos lleva a dar respuesta de nuestra fe, con humildad pero con coherencia, allí donde nos sintamos llamados: en el trabajo, en la familia, política, cultura...