Camino Santiago - 1 de agosto

Caldas - Padrón




 

QUINTA ETAPA (18,5 Km)

consiliarios ACG

 

ITINERARIO ESPIRITUAL

“Y se puso a caminar con ellos” (Lc 24, 15)

“Y, levantándose se volvieron a Jerusalén”

Sentido del día: El encuentro con Cristo Resucitado nos hace ponernos en camino. Ellos volvieron a Jerusalén, lugar de la comunidad, de los que creen en Cristo, donde compartir nuestra experiencia, donde nos convertimos en Testigos, donde experimentamos la necesidad de una fe compartida. Lugar de la presencia de Cristo Resucitado, “Él se presentó en medio de ellos y les dice: Paz a vosotros” (Lc 24, 36). Lugar desde donde aprender a vivir como cristianos, enviados a la misión con las armas de la caridad y la misericordia, “Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación” (Mc 16, 15). La ACG pretende ser el instrumento de la Iglesia desde donde vivir en la parroquia nuestro encuentro con Cristo, compartiendo nuestra fe con los hermanos, aprendiendo a iluminar nuestra vida con la luz de la Palabra, y haciendo presente a Cristo en todos los ámbitos en los que desarrollemos nuestra vida.

Pregunta para el día: ¿Cómo vives tu ser Iglesia, tu pertenencia? ¿Compartes tu fe? ¿Sientes la necesidad de los hermanos? ¿Conoces la ACG?

DESCARGAR DIARIO DEL PEREGRINO PARA HOY
 
 

TESTIMONIOS

Crónica de Lledó Agost.




 

Hola, de nuevo. Estoy muy contenta con todo lo que ya hemos logrado. Henos caminado desde Caldas de Rey hasta Padrón ( ya conocéis la frase: pimientos del padrón, unos pican y otros no). Anoche nos reunimos en los distintos grupos y a través de algunos textos del evangelio trabajamos el segundo paso del la revisión de vida: Juzgar.

Tras el trabajo, celebramos la Eucaristía. Cuántas veces los cristianos no hacemos nuestra propia Eucaristía , nos limitamos a estar de cuerpo presente, o simplemente "vamos a misa". Ayer fue uno de esos momentos donde todos en comunión, comulgamos con una misma fe y un mismo espíritu desde nuestra singularidad. Cuando la custodia caminó entre nosotros acompañada de los discípulos de Emaús, fueron momentos de alabanza y silencio interior, reconociendo al Señor como el camino, la verdad y la vida. Las lágrimas brotaron de mis ojos, ante tanto joven, adulto y niño reconociendo a Xto como único Señor.

Hoy, el Señor Obispo nos propuso reflexionar sobre los momentos en los que en la vida somos fugitivos y no peregrinos, las veces que no estamos en búsqueda, sino que huimos, como el hijo menor de la parábola del Hijo Pródigo. Mi mochila hoy apenas pesaba. Cada día la he ido vaciando de lo que era prescindible. He cambiado las botas de senderismo por unas deportivas, he liberado los pies, que habían sido curados por una compañera de camino; y la jornada se ha convertido en un paseo. He cantado con todas mis fuerzas, he reído, he charlado, he bromeado y cuando he tomado conciencia de los kilómetros andados, ya estábamos llegando al destino. Me siento tan ligera....No desaparece la sonrisa de mi cara.

 Será que estoy liberando mi alma de todo lo que me impide disfrutar del encuentro con Jesús Resucitado? ¿ Será que lo estoy reconociendo al explicar las Escrituras y al partir en pan, será que es Él el que me ha acompañado en Tofo el camino? Hasta mañana.
Todo el camino.

 

Crónica de Maribel Gálvez.




 

Ayer no tuve tiempo de hacer la crónica pero aquí la tengo: ayer fuimos desde Pontevedra hasta Caldas de Reis, el paisaje como siempre era verde. Eran veintitrés kilómetros pero solo fue un paseó porque era todo llano y me sentí bien por volver a caminar, tenía muchas ganas y me sentía con mucha fuerza al, al final me dolían un poco los pies pero tenia todavía mucha energía y no me acuerdo de más pero creo que ya es suficiente.

Hoy hemos ido de Caldas de Reís hasta Padrón, los pimientos del padrón unos pican y otros no. Hoy han sido dieciocho km, era bastante costoso porque había mucha piedra y bastante subida, claramente cansa pero he acabado, he tenido la fuerza para subir aunque me dolieran mucho los pies y Jesús que siempre camina a mi lado me ha dado fuerza.

 

Crónica de Alba Martorell.




 

Ayer fue un día duro para mí. Me dolía mucho un pie por una llaga y la etapa se me hizo muy larga. Justo en un momento en el que me quejaba y no estaba con los ánimos al 100% me encontré con este cartel que decía "Stop complaining", "Para de quejarte".

Tenemos que ser personas con actitud de agradecimiento y no de queja; pero si estamos al límite también es necesario saber pedir ayuda. Ayuda a los demás y al Señor. Reconocer nuestras limitaciones y aceptar que nuestra autosuficiencia a veces no nos lleva a ninguna parte. Así lo hice pues, me puse a cantar con mis compañeros y le pedí a Dios que me diera fuerzas para seguir.

Es increíble como el cansancio puede convertirse en cantos, palmas y risas. Supongo que ayer comprendí un poco más qué es eso de la Alegría del Evangelio.

 

IMÁGENES