Centros Católicos de Cultura Popular

 

Definen su IDENTIDAD como un servicio eclesial promovido y animado por la Acción Católica General, signo de una presencia de la Iglesia al servicio de la educación y promoción del adulto en ambientes populares. Como tal servicio comunitario integra a animadores, colaboradores y hombres y mujeres que asisten a los Centros, para colaborar en la construcción de la comunidad social, con una clara visión histórico-temporal. Dirigidos a adultos interesados en el descubrimiento, que estimen de los valores que encierra el mundo de la cultura, y en la realización de una auténtica promoción socio-cultural. Tienen una intencionalidad cristiana que impregna de espíritu evangélico todo el estilo de vida y toda la acción educativa y se expresa dando una visión cristiana del mundo y del hombre y promoviendo las actitudes propias de ese cristianismo para lograr una sociedad más justa, libre y veraz.

Se concreta con los OBJETIVOS de:

  • Cultivar en las personas su inteligencia creándole hábitos de reflexión e inquietud por el saber, su capacidad de contemplación y admiración, su iniciativa y creatividad
  • Desarrollar su capacidad de diálogo
  • Formar su sensibilidad crítica, para enjuiciar con objetividad las acciones propias y ajenas, así como la realidad en que vive.
  • Descubrir y orientar su aptitud personal hacia una responsabilidad familiar y social.
  • Manifestar, a través de la cultura, opciones y relaciones, el sentido absoluto y trascendente que disponga a una libre acogida del don gratuito de la fe.