Acompañantes - Sector de Infancia

 

El acompañante de grupos de infancia es alguien que opta por los niños y camina con ellos, para ayudarles a ser lo que Dios quiere que sean. Debe mostrar actitud de amor y confianza en ellos, estando dispuesto a dedicarles tiempo, tanto en los momentos de grupo como individualmente.

El acompañante es un colaborador de Dios educador. Su tarea consiste en animar el proceso de fe que ayude a los niños a encontrarse con Jesucristo y a vivir la comunión con Él. Para desempeñar este precioso servicio, ha de ser persona de una fe profunda, de una clara identidad cristiana, eclesial y de una honda sensibilidad social.

La catequesis es un pilar maestro para la educación de la fe, y hacen falta buenos catequistas. Gracias por este servicio a la Iglesia y en la Iglesia. Aunque a veces pueda ser difícil, se trabaje mucho, con mucho empeño, y no se vean los resultados deseados, educar en la fe es hermoso. Es, quizás, la mejor herencia que podemos dejar: la fe. Educar en la fe, para hacerla crecer. Ayudar a niños, muchachos, jóvenes y adultos a conocer y amar cada vez más al Señor, es una de las más bellas aventuras educativas: se construye la Iglesia. «Ser» catequistas. No trabajar como catequistas: eso no vale. Catequista es una vocación: “ser catequista”, ésta es la vocación, no trabajar como catequista. ¡Cuidado!, no he dicho «hacer» de catequista, sino «serlo», porque incluye la vida. Se guía al encuentro con Jesús con las palabras y con la vida, con el testimonio. «Ser» catequistas requiere amor, amor cada vez más intenso a Cristo, amor a su pueblo santo. Y este amor no se compra en las tiendas. ¡Este amor viene de Cristo! ¡Es un regalo de Cristo! ¡Es un regalo de Cristo! Y si viene de Cristo, sale de Cristo y nosotros tenemos que caminar desde Cristo, desde este amor que Él nos da. Pero ¡cuidado! Jesús no dice: vayan y apáñense. ¡No, no dice eso! Jesús dice: Vayan, yo estoy con ustedes.

Discurso del Santo Padre Francisco a los participantes en el congreso internacional sobre la catequesis (Viernes 27 de septiembre de 2013)

 

 


 

 

 


 

 
 

 



 

Enlace para el apartado del Sector de Infancia. Aunque es una página dirigida principalmente a los niños, los acompañantes vamos a encontrar herramientas que nos pueden ser de utilidad en nuestro día a día con el grupo: juegos, oraciones, cuentos con mensaje, noticias de otras realidades de infancia, recursos en la web… De hecho, muchas de estas herramientas están preparadas para que las use y prepare un acompañante.




 

 

Itinerarios de formación del Sector de Infancia

image
 

El Proyecto de Acción Católica General se concreta en cada una de las etapas de la vida con la ayuda de unos itinerarios formativos que se ofrecen como herramientas. Poniendo un énfasis en una formación equilibrada y desde las parroquias, se presentan a continuación unos materiales que pretenden ser ayuda para acompañantes o catequistas de niños y niñas.



El eje vertebrador de esta formación lo tiene la dimensión del Conocer, que en este caso se concreta en los catecismos Jesús es el Señor y Testigos del Señor, planteando sugerencias sobre cómo trasladar los contenidos del catecismo a la sesión con los niños.

 

Material para la primera etapa Material para la segunda etapa

image
 

 

 



¡NO TE QUEDES SOLO! ¡ANTES DE ACOMPAÑANTE, ERES AMIGO DE JESÚS!

Para poder alimentar su propia vida de fe, el acompañante debe pertenecer a un “equipo de vida” donde formarse en lo común del ser cristiano, orar, celebrar y compartir la vida junto con personas de la parroquia, de edad y proceso similar, que pueden estar comprometidas en otras tareas pastorales distintas al acompañamiento. No estamos hablando de un equipo funcional, de cara al acompañamiento, sino de un grupo estable donde madurar en la fe. Esa vivencia de equipo es la que extrapola al grupo de infancia que acompaña, siguiendo unos principios metodológicos comunes, aunque con las convenientes adaptaciones en función de las edades y el momento del proceso. Esto ayuda a los niños, entre otras cosas, a situar su camino dentro de un itinerario para toda la vida, y al acompañante a transmitir los principios desde la propia experiencia.

Pero, además, es preciso que cada cierto tiempo el acompañante se coordine con otros acompañantes para profundizar, únicamente, en lo específico de su labor. El acompañamiento es una tarea común que debe ser vivida, experimentada y revisada desde un trabajo en equipo con personas vocacionadas a ello.